sábado, 13 de octubre de 2007

¿Acaso el Sexo es impuro?

Si usted considera que el sexo es abominable, debo corregirlo. Hay conceptos erróneos muy comunes que corren de boca en boca y la Biblia destruye tales falsedades.

Primero, la Biblia destruye el concepto de que el soltero es más puro que el casado. Amigo mío, según la Biblia el casamiento está entre lo más puro y
hermoso que hay en la creación de Dios.

Es parte integral del plan de Dios para los seres humanos. Dios creó al hombre y a la mujer, y el casamiento entre ambos es una unión tan elevada, que la Biblia la compara con la unión entre Cristo y la Iglesia. De modo que si casarse (y queda entendido que las relaciones sexuales van junto con el matrimonio) es algo impuro, entonces la unión entre Cristo y su Iglesia también lo es, y tal afirmación es un sacrilegio.

Segundo, la Biblia destruye el falso concepto de que el sexo es impuro, o como dice usted en su carta, abominable. Demasiados creen que los impulsos
sexuales son bajos, impuros y despreciables. Es que confunden el mal uso de esos deseos con los deseos en sí. ¿Quién creó el sexo? Dios, y cuando
terminó su creación, dijo:

"Y vio Dios todo lo que había hecho y he aquí que era bueno en gran manera" (Génesis capítulo 1).

Si para Dios era bueno en gran manera, ¿por qué nosotros nos tomamos la libertad de decir que el sexo es impuro? Ahora bien, Dios condena el mal uso del sexo. Las relaciones sexuales fuera del matrimonio y por pura satisfacción egoísta, son pecado.

"Mantengan su pureza; porque Dios castigará a los inmorales y a los que cometen adulterio" (Hebreos capítulo 13).

Después de cometer pecado sexual, por lo general la persona se siente sucia y condenada por su propia conciencia (aunque lo niegue). Luego concluye diciendo que lo repugnante es el sexo en sí, cuando lo que en realidad le repugna es ese acto egoísta y carente de amor que siempre trae sentimientos de culpabilidad, desprecio y confusión. La Biblia dice en Hebreos 13:

"Honroso sea en todos el matrimonio y el lecho sin mancilla".

Tercero, la Biblia destruye el falso concepto de que el sexo es una mera necesidad biológica y animal cuyo único propósito es la procreación. No, el
sexo es maravilloso y hermoso, es un mutuo dar y recibir con amor sincero.

Marido y mujer pueden disfrutarlo con toda plenitud dentro del matrimonio. Su propósito es demostrar amor, y el lógico y emocionante resultado son los
hijos. Dios nos da todas las cosas para que las disfrutemos, dice la Biblia.

Únicamente dentro del matrimonio y con sincero amor, se puede disfrutar del sexo en plenitud.

Luis Palau

2 comentarios:

marle dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Radio Cristiana Splendor dijo...

Bendiciones... el sexo fue creado por Dios para disfrutarlo en el matrimonio como bien dice el texto.. pero la perversion sexual no es de Dios y ahi estan lo que se llama el sexo oral y el sexo contranatura.. son cosas que Dios no desea en sus hijos. Se ha demostrado que tales practicas con llevan a enfermedades.

Post Relacionados

Seguidores